¿Qué es el nitrógeno y de qué está compuesto?

Antes de nada, debes saber que el nitrógeno es un gas puro que también está presente en el aire que normalmente se utiliza para inflar las llantas. El nitrógeno está compuesto en un 78% de aire, 21% de oxígeno y 1% de otros gases como el dióxido de carbono, argón y neón. En otras palabras, si usas aire normal de igual forma tus llantas tendrán un poco de nitrógeno.

Ventajas

Dentro de las ventajas es importante saber que el nitrógeno es un gas que no tiene humedad, es decir que no generará tanto vapor de agua dentro de la cámara de tu llanta y eso significa que evitarás que los metales se oxiden y que el caucho se deforme a largo plazo.

Otro de los beneficios que te puede ofrecer es que al ser un gas frío no se contraerá cuando esté en movimiento, es decir que la presión se mantendrá constante durante más tiempo con un escape ligeramente menor que el aire común. Por lo tanto, esta cualidad puede representar un gran beneficio para los autos que se mueven en climas cálidos.

Desventajas

Una de las desventajas es no encontrar un lugar que disponga de nitrógeno para poder inflar las llantas. Pueda que existan, pero son muy pocos. Por esta razón si haces un viaje y llegas a sufrir una ponchadura, es probable que debas inflar las llantas con aire normal.

Finalmente, la parte económica también puede ser un factor que pueda ser considerado como desventaja, ya que el precio por inflar con nitrógeno las llantas es mayor al de inflarlas con aire. 

¿PROBARÁS CON NITRÓGENO?

Después de todo lo que te hemos mencionado, ¿crees que le darías una oportunidad al nitrógeno o no? Si tu respuesta es afirmativa, entonces te recomendamos sacar cada llanta y desinflarla por completo para luego llenarla con este gas. Si al desmontar tus llantas te das cuentas que necesitas unas nuevas, te invitamos a visitarnos en www.ercotires.com donde encontrarás la medida y modelo que buscabas.

0